Cantuccini, las galletas italianas