¿Cómo es la receta de patatas fritas de Martín Berasategui?

El chef donostiarra, genio entre fogones con 12 estrellas Michelin en su haber, confirma su debilidad por las recetas sencillas y tratadas con mimo.

Solamente necesitas 3 ingredientes: unas patatas, un buen aceite de oliva y sal. El toque magistral reside en su original preparación. 

Pasos para preparar las patatas fritas de Martín Berasategui

  • “Cuadra la patata”, cortándole las esquinas hasta que quede un cuadrado. Los restos puedes aprovecharlos para un puré.
  • Coge una mandolina o cortadora y, ayudándote con un trapo para no cortarte, ir pasando a mano la patata hasta formar láminas de medio centímetro de grosor. 
  • Con las láminas resultantes, haz bastones de patata idénticos y deposítalos en agua fresca. 
  • Sécalos con un paño para que el aceite no salte. 
  • Haz racimos, cada uno de ellos con 12 bastoncitos de patata. Átalos con una cuerdecita, haciendo un nudo doble por arriba y por abajo. 
  • Como chivato bueno, utiliza la miga de pan para que avise de cuando el aceite de oliva está humeante y apto para arrojar la patata. 
  • Sube el calor de la cazuela y pon los racimos.
  • Sácalas cuando estén crujientes y sueltas y deja que el exceso de grasa se seque poniéndolas sobre un papel de cocina. 
  • Añade sal al gusto al final. 

En sí mismas, las patatas son un alimento saludable: aportan hidratos de carbono, proteínas, fibra, vitaminas C o B6 y minerales como potasio, manganeso, magnesio o fósforo.

Las patatas cuidan los músculos, nervios, corazón o defensas. También mantienen sano el intestino y ayudan a regular el peso y a alargar la vida debido a la presencia de flavonoides. 

¿Cuál es la forma más sana de preparar patatas? Es preferible comerlas al vapor, cocidas, asadas o en puré, pero ya de comerlas fritas, ocasionalmente el aperitivo de Martin Berasategui será un placer para el paladar de todos los comensales. Si algún día quieres cambiar, prueba con la batata, su prima más anaranjada y dulzona.