Las técnicas de cocina más agradecidas y saludables

 Estas son las técnicas de cocina más agradecidas que podemos aplicar en nuestro día a día. Es sencilla, rápida y muy saludable, no requiere ningún equipamiento especial y permite preparar platos muy variados llenos de sabor. Y lo mejor es que no necesitamos seguir recetas al pie de la letra cuando ya dominamos los pasos básicos.

Papillote
El término en papillote proviene del idioma francés y significa, literalmente, “en paquete”. Es una técnica adoptada de nuestros vecinos como tantas otras de los inicios de la gastronomía, y se ha estandarizado como el nombre universal para esta forma de cocción. En Italia se conoce como cocinar al cartoccio y encontramos equivalentes en prácticamente todas las culturas.

La técnica consiste en cocinar ciertos alimentos envueltos herméticamente en un envoltorio, gracias al calor del vapor que se genera en su interior. El calor se aplica al exterior de los paquetes, de tal forma que el alimento queda protegido de la acción directa, y se cuece en sus propios jugos.

Se puede cocinar en papillote usando prácticamente cualquier fuente de calor, si bien las más comunes son el horno, una vaporera, el microondas o la plancha. También es posible hacer un papillote sobre las brasas de una barbacoa, o con determinados robots de cocina.

Hervir
Esta técnica (que consiste en sumergir los alimentos crudos en agua y llevarlos a ebullición) permite cocinar verduras y hortalizas de forma sana y saludable; pero hay que tener en cuenta que en el proceso de cocinado se perderán vitaminas hidrosolubles y algunos minerales. Hay que tener en cuenta que si sometemos a los alimentos a una fuerte y prolongada cocción, estos irán perdiendo propiedades, color y nutrientes. Si cocinas en olla a presión, la temperatura alcanzada suele ser de 120º C, por lo que se disminuye el tiempo de cocción y permite conservar mejor las sustancias nutritivas y organolépticas de los alimentos.

Cocinar al horno
Es una técnica tradicional muy implantada en nuestras vidas. No obstante, aún hay quien no se decide a sacar todo el partido a este electrodoméstico tan útil en la cocina. En él podemos asar verduras, carnes y pescados utilizando una mínima cantidad de aceite y conservando toda la jugosidad y el sabor de estos alimentos.

Cocinar al vapor

Es uno de los métodos de cocción más saludables y permite cocinar todo tipo de alimentos economizando tiempo y esfuerzo. Las vaporeras tradicionales permiten cocinar a varios niveles aprovechando el vapor procedente de otras cocciones, de modo que si estas haciendo un guiso puedes aprovechar el vapor que emana de la olla para preparar unas deliciosas y saludables verduras en muy poco tiempo.

Wok
 Rápida, fácil y limpia. Cocinar a la plancha a plancha hace que los productos conserven sus propiedades y nutrientes casi intactos sin apenas usar aceites, sin humos, y ofreciendo como resultado deliciosas preparaciones culinarias. Es importante que los alimentos utilizados sean de primerísima calidad, ya que al no estar cocinados con salsas, aliños o caldos que ‘maquillen’ su sabor o textura original han de ser productos muy frescos.

Cocinar a la plancha
Rápida, fácil y limpia. Cocinar a la plancha a plancha hace que los productos conserven sus propiedades y nutrientes casi intactos sin apenas usar aceites, sin humos, y ofreciendo como resultado deliciosas preparaciones culinarias. Es importante que los alimentos utilizados sean de primerísima calidad, ya que al no estar cocinados con salsas, aliños o caldos que ‘maquillen’ su sabor o textura original han de ser productos muy frescos.

blanquear

Quienes distinguen entre escaldar y blanquear definen el primer término como el de someter a un alimento en agua hirviendo , y la segunda, blanquear, como el método de introducir el alimento o producto en el agua fría y después calentar hasta hervir, principalmente para retirar impurezas, quitar sabores fuertes, etc. Un detalle, el agua de un escaldado se podría utilizar para hacer un caldo, mientras que el agua del blanqueado basándonos en esta última descripción, se tiene que desechar.

Por lo tanto, para entendernos entre cocineros (seamos profesionales o aficionados), lo que nos va a indicar el procedimiento a realizar si se utiliza el término blanquear es el alimento, si son hojas de espinaca sabemos que las deberemos blanquear o escaldar partiendo de agua caliente, pero si se trata de unos huesos de carne o unas espinas de pescado deberemos blanquear, partiendo de agua fría.

A %d blogueros les gusta esto: