Hacer café sin cafetera

Si eres amante del café, debes saber que existen otros modos sencillos de elaborarlo sin máquinas específicas que no te llevarán demasiado tiempo. Son los siguientes: 

Con el colador

1. Llenar una olla o una tetera con agua suficiente para la cantidad de café que se desee. Calentar el agua. ​2. Echar el café molido (entre una y dos cucharadas, que equivale a 15-30 ml) en una taza y verter el agua caliente.​ 3. Dejar reposar tres minutos, remover, y volver a dejar reposar el mismo tiempo.​ 4. Colar en una taza el resultado, puedes usar un colador de té. 

Con una olla

1. Colocar el agua en una olla pequeña y añadir las dos o tres cucharadas de café molido. Remover bien para que el café se hidrate bien.​​ 2. Encender el fuego, mezclar ocasionalmente y esperar a que hierva. Dejar hervir dos minutos. ​​ 3. Verter el resultado en una taza. Puedes evitar tener que usar el colador si sirves el café lentamente; así la borra quedará pegada en las paredes de la olla.

Con el filtro

1. Calentar el agua en una olla o un calentador.​​2. Colocar el café molido en un filtro de café (puede adquirirse en el supermercado). Atar el filtro con un cordel o un hilo formando un paquete. ​​3. Colocar el filtro atado en una taza y verter el agua caliente encima. Dejar reposar 3 o 4 minutos. Si prefieres el café más o menos ligero, puedes dejarlo reposar más o menos tiempo.

Con una prensa francesa

1. Echar el café dentro de la prensa. Poner a calentar agua y verter en la prensa junto al café. 2. Dejar reposar entre 2 y 4 minutos, dependiendo del tamaño de la prensa.​​3. Sumergir el filtro y servir el café directamente. También puedes usar café instantáneo o soluble. Sólo debes calentar agua y verter las cucharadas que te gusten, según si prefieres más el café intenso o suave.
A %d blogueros les gusta esto: